jueves, 1 de mayo de 2008

VACIO

Yo sufro de algo que podríamos llamar empatía, eso significa que hago propias las tristezas y felicidades de los demás. Hay veces en que estoy llorando o sonriendo durante días por algo que le sucedió a alguien querido y me emocionan las vidas de los desconocidos. Siempre me identifico con los más débiles, nunca pude jugar bien al TEG, no me causan gracia algunos chistes y no me puedo reír cuando Bryce me cuenta la crueldad de los parisinos.
Esas sensaciones son tan fuertes, que a veces me tengo que proteger para no sufrir tanto. Cuando estaba embarazada, porque mi sensibilidad se había elevado a niveles altísimos y porque no quería transmitírselos a mi bebé, decidí leer y ver solamente cosas que lo hicieran reír. Eso me ha permitido comprender a las personas a partir de sus dolores, reconocer mis propios defectos y conocer vidas increíbles, que merecen mil películas.
Por suerte, en el camino voy descubriendo otros empáticos que me acompañan en el sentimiento y, quizás por ingenuidad, creo que a la mayoría de las personas les pasa lo mismo. Por eso odio cuando descubro mi error y me encuentro con gente que nunca se le ha ocurrido ponerse en el lugar del otro. Qué reconfortante debe ser no haber salido nunca de las fronteras de uno mismo y creerse la persona más bella y perfecta del universo. Me duele acercarme a esas personas y no sentir más que vacío y nada interesante para contar.

15 comentarios:

Luciano dijo...

Si, de acuerdo. Pero el tema es que hay gente como hay colores, el tema son los extremos.
Digo, a veces son dignos de lástima , pero tenés que comprender tambíen que no sosmo perfectos, a veces uno falla, quien a tus ojos hoy es un desgraciado tal vez haya caido en desgracia.
No se si me explico explicao.

Malen dijo...

Luciano: Ese es uno de mis defectos, que soy muy dura cuando juzgo y me voy a los extremos. Y tenés toda la razon, gracias por explicarmelo. Cai en lo mismo que critiqué. Saludos

Malen dijo...

Perdon, pero segui rumiando. Vos hubieras sido mas cruel si hubieras leido lo que yo ayer. Porque yo siempre trato de ver que hay atras, para no enojarme, pero no vi nada que justifique el hacer danio a los otros gratuitamente. Y lo peor es que no se dan cuenta. Perdon por la bronca, pero sigo enojada. Ya se me va a pasar.

Luciano dijo...

Está bien, no quiero decirte lo que tenés que hacer. Era una consideración.
No leí lo que vos leiste, pero a veces me dicen cosas o escucho a gente decir cosas que parecen venir de alguien sin compasión y no es así del todo.

Florencia dijo...

Malen: yo no puedo perdonar la insencibilidad, a veces me siento tan sola con mis angustias, porque veo como todo mi entorno reacciona o siente diferente frente a algo que a mí me causó dolor, indignación, o sensación de injustica y entonces me repliego sobre mi misma y me vuelvo autista y solitaria, pero después me convierto nuevamente en un "ser racional" y me doy cuenta de que tampoco sirve estar solo y ser tan duro al momento de juzgar al otro, y trato de ver el vaso medio lleno, de aceptar al otro, de hacer oidos sordos frente a algunas declaraciones que me revuelven el estómago, en fin. Pero yo te entiendo, porque uno se siente desolado frente al dolor que no se puede compartir, y cuesta entender que el otro no solo no lo sienta, sino que ni siquiera lo registre. Besos Malen!

Morkelik dijo...

yo tambien soy terminante en mis juicios, demasiado a veces. es que hay actitudes que no logro comprender!!! lo mas dificil es ponerse en el lugar del otro, sin dudas.

Malen dijo...

Luciano: Tenés razon, uno nunca sabe quien es el otro, aunque asi parezca.
Pero ya se me paso, porque gracias a la Flor, vi Little Miss Sunshine y me reconcilié con el mundo.
Flor: Hoy me regalaste un dia feliz con esa pelicula, qué hermosa que es!!! Y gracias por entender mis sensibilidades!!
Morkelik: Ese es justamente el tema, hasta donde uno puede ponerse en el lugar del otro, cuales son los limites que uno tiene en la empatia, y en la tolerancia del otro distinto a uno. Qué feo que es ser uno, a veces, no? Besos a los tres y gracias por dialogar conmigo.

caro dijo...

Malalenita yo he aprendido que la empatia no siempre nos hace sufrir, por ejemplo si la asistente social no hubiese tenido empatia con vos, no hubieras conseguido nada. En mi trabajo estoy pagando derecho de piso (los años en mendoza no sirvieron de nada) y la empatia de la que sufro (jaja como vos decis) me permite solucionar las cosas a la gente encontrando las fisuras del sistema como siempre hice en mendoza, aca creen que es una caracteristica natural de "la gente del interior" (jajaj no tienen idea de lo que es la empatia), y esto me permite ver algunas caras felices a diario y ligar algun que otro chocolate, caramelo, alfajor, me ven gordis y me recompensan por ese lado jajaj.Con todo esto quiero decirte no sufras por ser una persona empatica vos segui vas a ver que de a poco la gente se contagia (un poder mas para sumar a la heroina "contagiar empatia") besos

pochi dijo...

la empatía no es algo que se sufre, es algo innato, que con el tiempo muchos pierden (o perdemos). lo digo por experiencia, llevo 5 años trabajando en un vacunatorio y es muy llamativo ver cómo cuando vacunan a un niño todos los de la cola lloran como condenados (sobre todo si son bebés) y luego se calman cuando terminan los pinchazos del que está en la camilla. y a medida que van creciendo son menos los que van sufriendo con el dolor ajeno, incluso hay algunos hermanitos mayores que hasta se ríen cuando el más chiquito es pinchado... en fin, cosas del comportamiento humano...

Malen dijo...

Calolina: Vos sos para mi la EMPATIA. Y lo bueno es que nunca te rendis, porque ves los frutos en la cara de la gente. Siempre me acuerdo de eso cuando pienso en vos, la sonrisa de la gente que ayudas. Yo te admiro por eso y qué alegria que seas mi amiguita!! Y qué buen poder, el de contagiar empatia, me encanto!!!!! Bessos
Pochita: Este blog vale la pena solo por conocer esas reflecciones tuyas que no hubiera conocido nunca. Me dejas sin palabras ante tanta sabiduria. Reverencia

Gaby dijo...

Yo soy empática a full, pero no lo sufro, me sirve para no sentir que soy el pupo del mundo, del mio ni del de nadie, y para tener mejor relación con los que quiero y con la gente en general. Te entiendo perfectamente.
Mi empatía llega a un punto hasta físico. Hace poco leí que tiene un nombre específico, no me acuerdo pero a mi me pasa que viendo o escuchando sensaciones las siento en mi cuerpo, no se como explicarlo, parece un divague pero para poner un ejemplo bobo si me contas que te acabas de pinchar con algo yo lo siento en mi cuerpo y no es impresión, ni idea, ni imaginación, lo siento. Esa parte de la empatía si me molesta.
=)

Malen dijo...

Gaby: Qué bueno encontrar otra empatica! Y tenés razon, uno no tiene por qué sufrirla. Y me encanto la empatia fisica, porque a mi no me ha pasado, pero me hizo acordar al Marian durante mi embarazo, que se descomponia y se dormia junto conmigo. Qué lindo que es cuando pasas por aca!
Besos

maresdelsur dijo...

Que bueno encontrar otra. Bienvenida al club. No es gran cosa, pero los miembros somos muy simpáticos. Nos entendemos mucho ;)

Me quedé con lo de juzgar, y una de las cuantas cosas que dijo Cristo,(y que buena parte de la jerarquía de la Iglesia Católica parece olvidar) es no juzgueís pues serais juzgados, o con la misma vara que midás, serás medido.

Y como consuelo, siempre recuerda, que todo vuelve. No como una forma de culpa estilizada (o sea una versión hinduista de la culpa católica) sino una idea de balance y armonía. Todo, en tiempo y lugar, tiende al equilibrio.

No sé, esa frase ha hecho mi vida empática mejor ;)

chilisoup dijo...

Anotame a mí tambien (en tu club de los empáticos! - ¿se dirá así?). Me gustó mucho tu reflexión.

Malen dijo...

Mares: Qué bueno encontrar mas empaticos, me siento mas acompaniada. Aunque dudé lo de empaticos porque me gusta mas los simpaticos del inglés, es mas divertido, no? Y lo de juzgar, es verdad, uno se tiene que cuidar cuando juzga al otro y mas yo que lo hago con tanta dureza. Ahora que lo pienso, fui una estupida por enojarme asi, pero a veces se me escapa una tanada o vascada, qué se le va a hacer... Pero gracias por entenderme y me encanto lo del equilibrio.
Chili: Yo sabia que vos era también del club, se te nota!!! Y gracias por lo de mi refleccion, es como si hubiera refleccionado conmigo misma, pero gracias a los demas.