viernes, 17 de abril de 2009

OPTIMISMO/PESIMISMO

Mi ánimo varía según la situación que observo, y soy optimista o pesimista dependiendo del día, del momento.
Pero esa sensación la sufro demasiado, no es algo superficial. Me duele ver la miseria humana, y me planteo si una sola persona puede cambiar algo, si un gesto de bondad puede llegar a compensar la maldad y el egoísmo de cien, de miles.
Aunque después me doy cuenta de que en el fondo sigo reafirmando un optimismo terco, por el solo hecho de ser madre, de continuar lo humano. Y una sonrisa del Santi me devuelve la calma.

18 comentarios:

Maguita dijo...

"optimismo terco, por el solo hecho de ser madre"... qué excelente definición! es impresionante cuánto pueden cambiarnos la visión de las cosas los hijos, cuánto nos pueden hacer más fuertes, más grandes, más generosos, y sin dudas, más optimistas. Un beso grande Malenita!

Malen dijo...

Maguita: Gracias!! Viste como nos inclinan la balanza tan facilmente? Es como vos decis, nos cambian la vision de las cosas. Un besote grande para vos!!

Anónimo dijo...

Y ahora que viene el Mateo entonces?? tendremos optimismo doble!!!!!
ya lo dije alguna vez cuando el mundo es hostil nada como llegar a casa para sentirse seguro (y sobre todo amado)
io

Malen dijo...

Me hacés llorar amor! Me quedé sin palabras, gracias!! Te amo Cuore

Ronnie dijo...

Copiaría textual el comment de Magui!!

Y entre optimismo y pesimismo, yo por supuesto siempre me quedo con el primero, de egoísta nomás: para qué agregarle drama/desesperanza/mala onda/lo que corresponda a una situación, cuando tenés la opción de relajar y esperar lo mejor? Siempre te podés sorprender, y si estabas equivocada poniendo fichas para el lado "bueno", el futuro solo se encargará de que las recuperes.

Besos Malen!!!!!!!!!

Anita dijo...

sí, es verdad. El estar bien con su gente, en familia en su hogar es fabuloso, te lleva instantáneamente a lo optimista, al mirar el lado bueno.

Y con respecto a la primera parte...
pensá que no hay una sola persona teniendo gestos de bondad o haciendo cosas que valgan la pena. Por esos cientos y miles de actos egoístas y de maldad hay otros cientos y miles actos de bondad.
Aunque cueste creerlo!

Ay, te leo y pienso "Malen está caminando por París" y me sacás una sonrisa.
Hoy estoy bien.
Besos.

Florencia dijo...

Nada que agregar, totalmente de acuerdo con vos Malen y con Maguita. Sin dudas que la meternidad nos vuelve mejores personas y casi por decantación o de yapa, más optimistas. Yo no dejo de sorprenderme de mí misma y de los cambios que he ido experimentando en estos dos años y tres meses, y si bien me falta mucho para ser aquella que quisera, tengo muchísimo que agradecerle a Catalina porque c/día que pasa vá logrando que fluya lo mejor de mí.

quehagoaqui dijo...

Malen cuanto amor con el esposo...jaja. Pues bellas sus palabras deja ver si hoy le pongo carita de amor al mio que ultimamente llega y soy un ogro...asi no querra venir buuuuuuuuu.

No podemos perder el optimismo, creo eso nos quitaria las ganas de vivir un poco...no podria al menos yo. Comparto 100% contigo lo que has escrito, porque cuando vemos miseria,dolor y cosas negativas nos viene el pesimismo pero lo bueno es que enseguida cambiamos.

Ser buenas personas, generosas, pensar que con esa pequena contribucion nuestra ayudamos y asi seguro existiran mas personas sino!!! Imaginate como traes un hijo a un mundo asi.

besos y sigamos optimistas ;)

Tamara dijo...

A mi me pasa exactamente lo mismo, me duele en el pecho, en el alma esta realidad, me hago las mismas preguntas y es cierto, cuando uno piensa en los hijos es imposible no tener esa cuota de optimismo, necesaria para creer que todo puede ser mejor para ellos, porque el dueño de esa sonrisa que nos hace sentir a salvo se merece que mantengamos la esperanza, la fuerza y la confianza para seguir dando lo mejor de nosotros mismos, que es la única forma de cambiar las cosas...
Me hiciste emocionar vos y tu cuore la terminó de completar...
Besos!!!

Morkelik dijo...

optimismo terco, tal cual! algo asi me dijo una alumna despues de una clase sobre globalizacion y desgualdad, cuando estaba embarazada. besos Malen para vos y tu linda familia

tolenti dijo...

El tema del mal me ocupa mucho ultimamente. Y creo que es necesario. Como la noche para que exista el dia. No existiria la sonrisa del Santi ni el milagro de Mateo sin todo lo oscuro que existe. Hay que aflojarse y aceptar. Con humildad y confianza.

caro dijo...

Malen hoy tu optimismo me contagia y me hacia muchaaaaaaaaaaa falta por que ultimamente siento mas temor por Joaco que optimismo.Será que como a Tolenti el tema del mal ultimamente me ocupa, me preocupa y me duele. El comentario de Marian me pone feliz , por que se que tengo un lugar seguro.
Jajaja que locura paso por todas las emociones leyéndote, como cuando tomabamos mates y nos reiamos hasta llorar.
Te quieroooooooooooooo!!!!!!!!!!

pochi dijo...

coincido con maguita en destacar esa parte de tu post... si no creyera en el poder de los niños (para las madres los hijos) no me levantaría cada día a hacer lo que hago... para mí son el motor de mis días... ni la mejor idea, ni el mejor halago se comparan con lo que puede despertar en mí un niño... cuantas veces llego a un lugar y me divierto mucho más con un niño que con los adultos más interesantes...
pero también te digo que un gesto de bondad compensa muchas maldades, no creas que no es así. y si no pensá cuánas veces un buen comentario pudo borrar una mala racha, o simplemente pensá lo que pasó con alfonsín unos dias atrás en argeentina, como vos bien destacaste.
es tan lindo ver tu idealismo reflejado en cada post malen! por suerte ideaste este blog que nos mantiene unidas y a la vez nos devuelve la capacidad de pensar más allá de lo cotidiano. aunque algún día vuelvas a mendoza no dejes de escribirlo
un abrazo
pochi

Romi dijo...

El optimismo es terco sip señor!
Es una palabra que me representa, pero tiene dos caras cuando ves y sentis tantas cosas alrrededor que a veses no alcanza el ser optimista pero antes de caer en el pesimismo, como dice el Marian, no hay nada mejor que refugirse en aquello a lo que uno llama hogar y donde esta tu gente.
Besotes Maleninnnnnnnnnn

Naty dijo...

Ojalá todos tuvieramos un "optimismo terco", que pudieramos ver el vaso mitad lleno y mitad vacío.

Aprovechi la ocasión para decirte que llegué a tu blog por medio del de Anita (Just as I am) y la verdad que me encanta tu manera de escribir...transmite una cierta ternura y una observación optimista de las cosas.
Así que me vas a tener visitandote seguido!

Malen dijo...

Ronnie: Por eso me gusta y me hace tanto bien leerte, porque ese optimismo se nota y se contagia. Es tan cierto lo que vos decis, lo de esperar lo mejor y que se recuperan las fichas, gracias por recordarmelo. Te mando un besote grande
Anita: Tan tan lindo tu comentario! Porque me mostras el otro lado, que me hace bien. Y es asi, como vos decis, todos esos actos buenos estan ahi, y hace bien verlos. Y si, lo mas cercano nos recuerda lo importante, no?
Me sacaste vos a mi una sonrisa, y me ecanta saber que estas bien. Un besote grande
Flor: Es lo que vos decis, la maternidad nos cambia las prioridades, nos muestra lo importante y lo facil que es ser feliz con poco, no? Y aunque yo tampoco soy la madre que me gustaria ser, (alguien lo es?) es asi, nos saca lo mejor. Te quiero Flor!!
Muchos besos

Malen dijo...

Karlis: Me hiciste reir, juaaaaaaa! Pero no creas que yo no soy un ogro a veces, jeje. Y es como vos decis, siempre volvemos al optimismo, no? Es lo que hace que valga la pena, y lo que devuelve la tranquilidad, saber que también hay mucha gente haciendo lo mismo. Y es exactamente lo que decis de tener hijos, es que en el fondo tenemos esperanza. Un besote grande
Tamara: Vos me hiciste emocionar a mi, y sabés que son dolores compartidos y remedios tan sanos y cercanos. Es eso, tener esperanza y hacer algo para que les toque un poco mejor. Un besote grande
Morke: Gracias! Y si, es asi, somos varias las optimistas tercas, no? Un besote grande para la tuya también.
Tolent: Siempre en estos temas, espero tu comentario, porque me cuestionan y me dejan ver la otra cara. Me encantan estos dialogos con vos. Se nota que sigo atada al dualismo, jeje, espero poder escapar de esta etapa. Y me quedé pensando en que es asi, una cosa no existe sin la otra, pero me cuesta dejarme llevar, lo confieso, por eso me hace bien que me lo digas.
Sabés que tuve esta idea del optimismo inconciente al leerlo a Vanitas, que decia que él nunca podria tener hijos y ahi vi, por oposicion, jeje, mi optimismo evidenciado.
Te mando un besote grande
Calolina: Me hacés llorar!! Yo también sufro mucho, y me duelen las mismas cosas que a vos, y después vuelvo a sonreir, al leerlo al Marian, al sentirme acompaniada en el sufrimiento, y te vuelve un rato la esperanza. Me hace muy bien estar cerca tuyo.
Te quiero y te mando muchos muchos besos

Malen dijo...

Ay Pochita! Me dejaste con una sensacion tan linda después de leerte. Porque te imagino sorprendiéndote y disfrutando de las cosas que me contas, con los chicos y me alegro mucho. Y me hace tan bien lo que decis de como compensa, aunque sea poco. Es tan cierto Pochita, y a veces me olvido. Hace unos dias dias, dieron un programa mostrando las nuevas formas de cooperacion, que surgen con la crisis y me acordé de lo que vos decis, compensa y mucho.
Gracias por decirme tantas cosas lindas y por seguir charlando conmigo, de estas cosas que nunca contaba porque me parecian muy aburridas. Te quiero y te mando muchos besos!
Romi: Me encanto tu sip, jeje. Y si, por suerte el hogar nos hace tan bien, nos devuelve la sonrisa. Muchos besotes!!!
Naty: Bienvenida!! Gracias por pasar y por tu comentario tan lindo. Sobretodo porque a veces no me siento tan optimista, asi que me alegra que no se me escape tanto y que te llegue lo positivo. Te espero por aca, para que sigamos charlando y yo voy a seguirte por tu blog. Un besote grande